MI PRIMERA VIVIENDA (II)

Diego SosaUncategorizedLeave a Comment

MI PRIMERA VIVIENDA (II)
Ya sea que piense salir de la casa de los padres, que quiera casarse, que pretenda dejar de alquilar o que vea como negocio tener una vivienda, los pasos a dar deben ser claros y bien planificados. Tener un inmueble es una gran ventaja, siempre y cuando haga las cosas bien.
Pasos para los diferentes objetivos:
Para todos: Reunir el capital inicial, mientras más alto sea, menos tendrá que tomar prestado, sugiero estar consciente de que no por reunir más dinero debemos comprar algo más grande; buscar la ubicación, dependerá de si lo quiere vivir o si es para sacarle beneficios; y buscar ofertas en diferentes entidades financieras para poder comparar, no sólo la tasa, sino el resto de las condiciones: Plazo del préstamo, gastos extras, como los legales y de cierre; posibilidades de abonar pagos al capital y otras condiciones que pueden estar casi ocultas en los contratos.
Para el que quiere salir de la casa de sus padres: Un pequeño apartamento puede ser un primer gran paso. La idea es que pueda utilizarlo como trampolín para su siguiente vivienda, quizá como inicial del siguiente apartamento. Otra opción que tendrá es alquilarlo y utilizar la renta para pagar parte del siguiente préstamo; de esta forma le quedaría como un bien que siempre le estaría generando entradas pasivas, lo que llamo en mi libro Arco Iris Financiero mis gallinas. Cuando tenemos pocas responsabilidades porque vivimos con los padres es que más dinero tendemos a malgastar. Debemos sacar una buena porción de nuestras entradas desde que ingresan a nuestra cuenta y colocarlas en una cuenta aparte; luego lo invertimos en productos financieros de mayor rentabilidad y en poco tiempo tendremos el dinero para el inicial. Elija bien la ubicación, el apartamento debe tener buena salida al momento de venderlo o alquilarlo.
Para el que piensa casarse: No es un sacrificio hacer menos salidas, reducir la vida social y gastar menos dinero en lujos… lo llamaría una gran inversión. Recomiendo que cada uno haga sus ahorros por separado mientras no estén casados. Cuando se case podrá disfrutar más si tiene su propio techo por haber aprovechado su vida de pocos gastos obligatorios para ahorrar el capital de comprar su propia vivienda.
Para el que quiere dejar de alquilar: Nunca es tarde. Si tiene que vender algunos lujos y bajar los costos de vida es el momento de hacerlo. Ahorrar y convertir el ahorro en inversión para luego contar con el inicial es la consigna. Tener un techo propio nos da una gran seguridad, tanto laboral como familiar.
Para el que lo quiere como negocio: En este tipo de transacción debemos tener una gran parte del capital para que la cuenta cuadre. Seleccione una ubicación que tenga buena demanda de alquiler ya que buscamos tener el inmueble ocupado la mayoría del tiempo. Calcule bien las cuotas del préstamo y los costos extra. Haga una reserva de lo que recibe para posibles arreglos o mejoras que le tenga que hacer a la propiedad.
Para el que lo ve como plan de retiro: Seleccionar la ubicación como en el caso anterior. El pago de la cuota del préstamo se debe cubrir con el alquiler. Busque un buen abogado que le haga un excelente contrato para evitar inconvenientes a futuro. 
En general, asesórese bien antes de cerrar la compra, pero compre.
FRASE DE LA SEMANA
“Una vivienda nos puede evitar costos o hacer ganar dinero, de todas formas es un gran negocio.”
Diego A. Sosa
Coach, Consultor, Escritor y Conferencista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *