Milénico no es igual a milénico

Diego SosaUncategorizedLeave a Comment

Milénico

Un milénico puede parecerse a otro, así como también a su padre o a algún tío. Quizá nació rico o posiblemente pobre. ¿Podemos saber cómo es alguien por la generación a que pertenece?

Por una persona nacer dentro de un grupo que llamamos generación no creo que tenga que ser igual, ni siquiera muy parecido, a otro nacido dentro de la misma época.

Viendo jóvenes de diferentes clases sociales y tratando con personas en diferentes países me pregunté: ¿Qué tanto influye la época de nacimiento en nuestras vidas? ¿Es lo mismo un milénico pobre que uno rico?

Mis hijos nacieron en un país, se criaron en otros tres y viven en el último que les tocó crecer. Son milénicos y han vivido realidades diferentes en cada país, pero muy parecidas porque su situación social no ha cambiado mucho, menos las directrices de su crianza.

La evolución tecnológica de los últimos años los ha llevado a una velocidad en los cambios que no tuvimos los de generaciones anteriores. Aunque eso no ha hecho que los mayores seamos menos adaptables por no haber vivido de pequeños esa tecnología. Igual que los milénicos se adaptarán a lo que la nueva generación, la Z, les toca vivir.

Un milénico de la clase menos pudiente de un país en vías del desarrollo no es ni parecido a uno de un país altamente industrializado. No es la época lo que los hace parecerse, es la sociedad en que viven, la cultura a que se exponen, la crianza, las facilidades o dificultades.

No es que uno esté atrasado con relación al otro, tienen diferentes realidades y cada cual tiene su ventaja.

Tenerlo todo fácil hace que un joven no le dé valor a cosas de mucha importancia en la vida. Veo como en Alemania muchos jóvenes abandonan la escuela, o cambian a una de nivel más bajo (que no les permite hacer carrera universitaria) solo por buscar la vida fácil.

Mientras en países que no están en lo alto del ranking de los más poderosos, la juventud hace todo lo posible por ir a la universidad y los que pueden hacen maestrías. Les han inculcado que la educación es una gran forma de progresar. Está en el ADN.

Mismo en países menos pudientes los milénicos son diferentes dependiendo del poder adquisitivo que tengan, realidad social y otros factores que influyen en su vida.

Generalizar para tratar a alguien me parece peligroso, escucho tanto de los milénicos que me asusta la decantación que estamos haciendo. Cada persona es un individuo.

Más en mi libro: Tú eres la estrella

Por: Diego A. Sosa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *