Ley de Parkinson de la trivialidad: Reuniones improductivas

Diego SosaUncategorized2 Comments

Reuniones improductivas

Recuerdo mis tiempos que era pasajero en el autobús llamado reuniones. No tenía cómo dirigir el camino que tomaban, solo me sentaba y buscaba la forma de aprovechar el tiempo que muchos se disponían a perder.

Ya había trabajado en Alemania, mi jefe era un gran profesor (por lo que aprendí observando su accionar, no fue que él decidió a enseñar con algún método). Sus reuniones eran muy prácticas, concisas y productivas.

En mi Latinoamérica natal las cosas son diferentes. Una reunión de trabajo sirve para muchas cosas, principalmente para discutir por tiempo indefinido temas que no están en la agenda… si es que la hay.

Ya ahora como director de mi propia empresa y coach de manejo del tiempo (incluyendo los coaching de reuniones asertivas) mi situación es diferente. Puedo llevar la reunión a dónde quiero sin que me tomen a mal.

Dice la historia que un comité de deliberaciones sobre un reactor atómico dedicó gran parte de sus reuniones a decidir el material del techo que le pondrían al estacionamiento de bicicletas de la planta.

La cuestión es que los participantes eran personas con conocimiento muy especializado en reactores atómicos. El tiempo no debería utilizarse para algo en lo que no eran especialistas, mucho menos que tendría tanto valor. Otro grupo (sobre todo pequeño) debió tener eso en agenda.

Utilizamos demasiado tiempo de nuestras vidas en deliberaciones que no deberíamos y luego decimos que no tenemos tiempo para cosas que realmente sí necesitamos.

Y no lo digo solo en lo empresarial, en lo personal es peor. ¿Cuánto tiempo usa en discusiones banales de grupos de conversación? Y luego le dice a su hijo que no tiene tiempo de tal o cual cosa.

El tiempo es un recurso no renovable, aunque lo aparenta cada vez que el reloj vuelve a la hora cero. La realidad es que lo que indica es que el día anterior se terminó y no regresará. Si usamos el siguiente de la misma forma le aseguro que nada cambiará.

No es que no tenemos tiempo, es que lo usamos y no sabemos en qué lo desperdiciamos.

Piense en actividades que no ha hecho por no tener tiempo: ¿Podría descartar algunas banalidades de su vida para lograr lo que sí le interesa antes que sean urgentes o dejen de ser una opción?

Por: Diego Sosa

Más en mi libro: ¿No tienes tiempo?

2 Comments on “Ley de Parkinson de la trivialidad: Reuniones improductivas”

  1. Muy bueno, las reuniones sin agenda concreta y conducción con propósito, son vampiros de nuestro tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *