¿SOMOS VERDADERAMENTE HOMOS ECONOMICUS?

Diego SosaUncategorizedLeave a Comment

Desde el siglo XIX algunos defienden la teoría de que el Homo sapiens se convirtió en un ser que sólo piensa con respecto al dinero. Nace el término que supuestamente define al humano contemporáneo. La teoría es interesante, pero,¿es la realidad?
Ya el humano no consigue la comida de manera directa: ni cazamos, pescamos, criamos ni cultivamos para suplir nuestras necesidades de alimentación. El dinero se convirtió en el sistema de trueque y todos trabajamos por él. Tiene varios valores, el principal nos permite cambiarlo por lo que consumiremos.
Con el dinero acumulado podremos vivir cuando ya no podamos trabajar. También nos da estatus y nos permite comprar cosas que no cubren necesidades básicas. Hasta llegamos a creer que también podemos cubrir necesidades tan complicadas como las de estima.
La teoría inicial del Homo œconomicusdefiende que el humano trata de obtener la mayor cantidad de bienes, comodidades y lujos con la menor cantidad de trabajo que tenga que realizar. En una primera instancia, se adapta a la gran mayoría de las personas que conocemos. Pero sólo a primera vista.
El humano de hoy quiere obtener la mayor cantidad de bienes, comodidades y lujos, pero sólo se preocupa por el tiempo en que lo obtiene y no porque sea con la menor cantidad de trabajo que tenga que realizar. Yo diría que estamos tratando de conseguir lo mencionado, pero lo realmente importante es que sea a la mayor brevedad posible.
Trabajamos para ganar dinero y con él compramos los bienes, lujos y comodidades. Mientras más dinero ganemos debería traducirse en el tiempo en mayores adquisiciones. El gran problema cuando ponemos el factor prisa por delante es que pagamos más para adquirir lo mismo. La ecuación que define al Homo economicus se desvirtúa.
La mayoría del los humanos modernos busca la forma de utilizar el dinero de otros para lograr lo que los demás tienen. No me refiero a robar, sino a los créditos para bienes de consumo y lujos. Tomar prestado es muy fácil en nuestros días; el que tiene dinero sobrando lo pone a disposición de una institución financiera y, por un diferencial, ella la presta a los que quieren adelantar su consumo.
Para no confundirnos: Hay créditos que nos llevan a producir o que nos evitan pagarle a alguien, por ejemplo, el alquiler. Podemos llamarlas deudas buenas. No es a esas que me refiero en el párrafo anterior.
Si fuéramos fieles a la definición de Homo economicus, para salir de viaje reuniríamos mensualmente una cantidad de dinero, compraríamos un instrumento financiero para que el dinero fuera reproduciéndose y, cuando el monto fuera suficiente para hacer el viaje, lo hiciéramos. No confundir con el verdadero tacaño, él nunca haría el viaje.
En cambio,alguien nos habla que irá de paseo, nos entusiasmamos, vemos las posibilidades de la tarjeta de crédito, solicitamos un préstamo y salimos a comprar el pasaje. Volvemos del viaje y pagamos durante meses un monto que supuestamente no podíamos sacar cada mes para prever el gasto.
Como el dinero de otros cuesta, pagamos intereses. Si tomamos, como ejemplo, un crédito a un año, lo que costaría 120 termina costando 150. El viaje a su tiempo hubiese costado 10 mensuales, terminó costando 12.5. Contando con que pudo pagar la tarjeta de crédito sin financiarla… si no la pagó, el gasto se aumenta mucho más.
FRASE DE LA SEMANA
“Si quiero sacarle el máximo a mi dinero,debo gastarlo después que me lo gano.”
Diego A. Sosa
Consultor, Coach, Escritor y Conferencista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *