¿PARA QUÉ UTILIZAR LA TARJETA DE CRÉDITO?

Diego SosaUncategorizedLeave a Comment

Claro está que no la recomendaré para tomar crédito que tenga que pagar intereses. Se llama de crédito para utilizar el crédito por los días que corren hasta el día del pago de la misma. No debemos confundirlo con hacernos de un crédito con ella… esto suele salir muy caro.
A la tarjeta de crédito (TC) se le puede dar un buen uso y podemos aprovechar grandes ventajas que nos ofrece.
Pago Diferido: Compramos hoy y pagamos después. Sin intereses, podemos beneficiarnos en ocasiones hasta por más de cuarenta días. Es una posibilidad muy buena para personas que negocian, les da tiempo de vender lo que compraron con la tarjeta y hasta cobrarlo antes de pagarlo. Requiere de mucha disciplina y buena planificación. Si en un momento dado no llega a cobrar a tiempo y no puede pagar el total, termina saliendo demasiado caro este método de conseguir capital de trabajo.
Puntos: Cada administradora le tiene un nombre a su programa de beneficios. Tienen retornos dependiendo los montos que gastemos a través de la tarjeta. Lo importante es calcular cuánto nos devuelven por cada cien centavos gastados. Por lo general, van de 1 a 3 centavos. O sea, de uno a tres por ciento. Algunos tienen diferencias en diferentes establecimientos. Calcule cuánto gasta aproximadamente y cuánto le da cada tarjeta. Descuente los costos de renovación y otros costos que se puedan agregar y luego decida si quiere la tarjeta por este beneficio y cuál le conviene más.
Para emergencias: Hay casos que necesitamos comprar algo y no tenemos el dinero a mano. Aclaro, lo que compraremos realmente cubre una necesidad prioritaria e importante, es una emergencia real. Aunque no sepamos con exactitud cómo pagaremos, tenemos la certeza de que podemos conseguir un préstamo adecuado antes de llegar el día de pago. Insisto, revise bien si es una real emergencia y no se puede aplazar el pago o la compra.
Pago corriente: Hacer las compras normales con dinero plástico es una comodidad y hasta seguridad. Es recomendable tener el control del monto a gastar. Su límite en tarjetas nunca debe pasar el 75% de sus ingresos netos.
Imagen crediticia: Cuando pagamos lo que debemos dentro de los plazos acordados nuestra imagen crediticia se ve beneficiada. En momentos que necesitemos dinero para invertir o por alguna necesidad importante y urgente siempre tendremos quien nos preste a buenas condiciones. Toda la información está en mi libro Arco Iris Financiero.
Descuentos: Existen casas comerciales que ofrecen descuentos especiales y hasta constantes si se paga en sus establecimientos con TC que ellos ofrecen. Si somos usuarios de dichos establecimientos y sabemos que nos ahorraremos una cantidad representativa, podemos optar por la tarjeta de esa entidad. Tratando de no anexarla a nuestro crédito, sino de usarla como nuestra tarjeta.
 ¡Ojo! Debemos tener muy en cuenta:
Certeza que tendremos efectivo para pagar. Muchos no piensan en el dolor (pago) que causa la compra porque ese dolor es diferido… es un truco utilizado para que compremos cosas que no necesitamos realmente.
Evite el “tarjetazo”. Cuando esa palabra llega a nuestra mente es porque la compra no es verdaderamente necesaria. Mucho más cuando uno dice: “Cierro los ojos y doy un tarjetazo.”
Debemos tener control emocional. De lo contrario, no puede ser usuario de TC, mejor cambie a Tarjeta de Débito y gaste lo que ya se ganó y no lo que algún día ganará.
FRASE DE LA SEMANA
“Pagar intereses por comprar por adelantado es pagar más por lo mismo.”
Diego A. Sosa

Consultor, Conferencista, Escritor y Coach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *