¿SON LAS REDES “SOCIALES”?

Diego SosaUncategorizedLeave a Comment

El fenómeno de las personas que andan con la cabeza para abajo, la “generación de los cabizbajos” como los ha definido mi madre, se ha hecho viral y cada día nos cambia más el comportamiento interpersonal. Las “redes sociales” se convierten en un producto adictivo ya de consumo masivo. Como cualquier adicción, el afectado no se da cuenta de su enfermedad y defiende su consumo a capa y espada.
El humano siempre ha sido una especie que anda en manadas. Pertenecer a alguna siempre fue importante, en ella se encuentra protección, reconocimiento, relación, pareja, etc. Por lo general, hemos hecho cosas hasta indecibles por ser aceptados en alguna manada que consideramos de nuestra conveniencia… Las madres lo conocen bien con sus hijos varones que se unen a grupos en los que ellas no quisieran que estuvieran.
Cada día más personas considerarán que no necesitan verse con otros de su especie para estar en una manada… para estar socialmente activas: ¿Es correcto este pensamiento?
El cerebro humano es muy complejo, los mensajes que recibe los decodifica de inmediato y los traduce. Dependiendo de los filtros que cada uno porte puede llevarlo a un descubrimiento de una verdad oculta, o a una aceptación de un mensaje demasiado bien codificado. Los filtros dependerán de experiencias, conocimientos, momento emocional y poder de discernimiento, entre otros. Una persona interesada emocionalmente en algo o alguien no verá razones, solo se interesará por conseguir el objetivo que tiene en la cabeza.
La gran mayoría de los mensajes que el humano recibió en los últimos millones de años venían codificados en tres partes: El lenguaje corporal, utilizado por millones de años y por tanto el más significativo, es por demás involuntario (contiene más del 50% del mensaje); el paraverbal, que son las entonaciones y la elección de las palabras, más reciente que el anterior, pero también muy antiguo (envuelve más del 35% del mensaje); y el lenguaje verbal, que son las palabras en sí (transporta menos del 10% del mensaje).
La comunicación es parte esencial de la socialización. Mientras más evolucionamos más posibilidades de comunicarnos vamos teniendo; la pregunta que nos debemos hacer es: ¿Nos estamos comunicando mejor? Sin una mejor comunicación tendremos un peor relacionamiento.
Como expliqué anteriormente, la comunicación verbal transporta menos del 10% del mensaje… ¿podemos realmente saber lo que debemos saber y sentir lo que deberíamos sentir en una relación que se base en letras?
Estamos cada día conectados a más personas, pero sólo por vía de las letras. Los que tenemos enfrente ya no son tan importantes, a tal punto que no vemos su lenguaje corporal porque lo que pasa en las redes nos desvía la vista de lo que la persona enfrente nos está expresando. Las entonaciones no son tan desmenuzadas y las palabras elegidas en una conversación real no suelen ser descifradas por la falta de atención que le ponemos.
Las “redes sociales”, yo prefiero llamarlas “Redes Virtuales”, tienen grandes aportes a la socialización; hacerse adictos a ellas traerá un cambio enorme a la comunicación. Atender clientes personalmente, negociar con ellos o con nuestros hijos, descubrir informaciones tapadas, etc., será cuestión para unos cuantos, los que sepan dejar de lado lo que pasa en el mundo y se concentren en su propio universo, el que tienen a su alrededor, cerca, pegadito… el único que verdaderamente (quizá solo por el momento) lo puede hacer feliz.
En mi libro Migomismo IItrabajo a profundidad el tema de las relaciones, con la comunicación como una de sus piedras angulares. Y el lenguaje del cuerpo está trabajado en mi libro: Ventas-Negociación, Retórica-Oratoria y Lenguaje del Cuerpo.
FRASE DE LA SEMANA
“Lo que me ocultan las letras y la boca me lo dice el cuerpo”
Diego A. Sosa
Coach, Consultor, Conferencista y Escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *